Purgar radiadores para la llegada del invierno

Un poco antes de que comience el invierno es recomendable preparar la casa para la llegada del frío. A este respecto, una operación básica es el purgado de los radiadores.

Por qué es necesario purgar los radiadores

El aire tiende a acumularse en el interior de los radiadores y evita que el agua caliente circule correctamente por su interior. En consecuencia, los radiadores que contienen aire no pueden rendir al 100%. Esta falta de rendimiento se traduce en un mayor consumo de energía y en despilfarro de dinero. Purgar un radiador es, básicamente, sacar el aire que está acumulado en su interior. Se trata de una operación muy sencilla que cualquier puede hacer. Tan solo es necesario contar con un destornillador y un vaso de cristal.

Cómo se purgan los radiadores

Primero hay que encender la caldera y ponerla en función de invierno, subir subir la temperatura del termostato hasta que se encienda la calefacción y esperar hasta que todos los radiadores estén calientes (aproximadamente unos 10 o 15 minutos). A continuación hay que realizar en cada radiador la siguiente operación: con el destornillador, se hace girar hacia la izquierda el tornillo que hay en uno de los extremos superiores de cada radiador. Este tornillo se identica fácilmente porque justo debajo tiene un tubo muy estrecho. Previamente, hay que colocar el vaso en el tubo, pues por ahí saldrá primero el aire que pueda haber en el radiador. Una vez se ha vaciado todo el aire, comenzará a salir agua. Es en este punto, cuando comience a salir agua, cuando hay que cerrar el tornillo. El radiador ya está purgado.

Escrito por

Perfil de Google+

Sin comentarios todavía.

Dejar un comentario

Mensaje

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR