Los derechos del inquilino y el casero

Los contratos de alquiler son fundamentales en el sector inmobiliario actual tanto para propietarios buscando una salida provechosa a sus viviendas como para personas que buscan un lugar en el cual vivir sin necesidad de realizar la compra del mismo. Antes de realizar la firma de un contrato de alquiler es importante conocer cuáles son las responsabilidades económicas presentes en el mismo en base a la normativa española.

Hay una serie de condiciones que se tienen en cuenta de manera ineludible salvo si en el texto del contrario queda constancia de una forma distinta. Esto incluye que es el propietario de la vivienda quien se tiene que hacer cargo de los siguientes gastos. Por un lado, el pago del IBI. Por otro lado, el pago de la tasa que exista en la comunidad de vecinos, algo que puede variar dependiendo del contrato, por lo que se recomienda leerlo siempre a fondo. Otros pagos que corren a cargo del propietario incluyen el seguro correspondiente al mantenimiento de sistemas internos de la vivienda, como la caldera, el seguro de la casa o el pago correspondiente a la recogida de basura.

En el caso del inquilino, el contrato de alquiler especifica que este se debe encargar de todos aquellos gastos que se puedan contabilizar a través de un medidor. Esto incluye el gasto de agua, luz, línea de teléfono o gas, entre otros posibles consumos similares.

También es imprescindible conocer cuáles son las obligaciones económicas de inquilino y propietario en el caso de romperse algo. El casero está obligado a afrontar el pago de cualquier tipo de avería que se produzca en un electrodoméstico proporcionado por el propio propietario. Esto incluye, por ejemplo, la lavadora, así como la caldera o el lavavajillas.

Al contrario, el inquilino es responsable de los daños que produzca él o sus invitados en el hogar. Si se rompe un cristal, se funde una bombilla o se produce algún tipo de daño similar, es tarea del inquilino correr con los gastos derivados de ello.

En cualquier caso, lo vinculado con los daños, así como con otros gastos que se puedan producir en el entorno de la vivienda, se puede negociar de forma directa con el propietario.

Escrito por

Perfil de Google+

Sin comentarios todavía.

Dejar un comentario

Mensaje

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR