Cómo preparar una vajilla y una cristalería para una mudanza

Realizar una mudanza es un proceso tedioso en muchos aspectos. Sin embargo, puesto que al fin y al cabo el propósito es que todo llegue sano y salvo al nuevo hogar, es imprescindible tomar las correctas medidas de seguridad, sobre todo, cuando se trata de transportar elementos tan delicados como son las piezas que componen la vajilla y la cristalería que tienes en tu antigua casa. Aquí te damos algunos consejos relacionados con cómo debes preparar ambas para su transporte.

Empieza poniendo una buena base en la parte inferior para que actúe como amortiguador de los golpes. Las bolsas de papel y las revistas pueden servirte perfectamente. Además, todos los objetos frágiles de este tipo deben ir embalados por separado para evitar que se rompan del roce entre ellos. Además, no olvides rellenar las cajas con algún material resistente y ligero como la espuma de poliuretano o el clásico plástico de burbujas.

Tampoco olvides señalar en el exterior de la caja en la que sitúa tu vajilla o tu cristalería que se trata de un contenido frágil. De hecho, esto es especialmente importante si contratas una empresa de mudanzas. Por su lado, no utilices cualquier caja, asegúrate de que sea lo suficientemente resistente y de que se encuentre en perfecto estado. De todas formas, añade protecciones en todos los puntos en que lo creas necesario. Más vale prevenir que curar.

Después de haber hecho todo esto, puedes estar seguro de que tus objetos delicados estarán en perfecto estado a pesar del trajín de tu mudanza.

Escrito por

Perfil de Google+

Sin comentarios todavía.

Dejar un comentario

Mensaje

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR