Cómo preparar alimentos para transportarlos

A la hora de transportar los alimentos de una nevera a otra hay que tener muy en cuenta una serie de factores que pueden alterar, sensiblemente, no solo la calidad de los mismos sino también su propia salud.

Un alimento congelado lo es porque ha estado a una temperatura de menos dieciocho grados centígrados. Para mantener la calidad del mismo es necesario optar por una nevera portátil con una enorme cantidad de hielo y también agrupar todos los alimentos para mantener mejor el frío.

Cuando llegue a su destino debe saber que si ve restos de hielo en el producto en cuestión puede volver a congelarlo. Lo mismo sucede si se trata de carne y no ha empezado a perder líquido, en este caso será conveniente desecharla.

La fruta y la verdura solo ha de ser congelada de nuevo si tiene los antedichos restos, en caso contrario habrán perdido ya sus propiedades nutricionales. En el caso del marisco o el pescado no se aconseja volver a congelarlo porque perdería propiedades y podría poner en riesgo su salud, es más, resulta casi mejor tirarlo de forma inmediata por la más que probable aparición de patógenos.

Los precocinados tampoco se deberían volver a congelar si han sobrepasado los cuatro grados de temperatura. Ha de recordar igualmente que nunca debería congelar ensaladas, leche, alimentos ya fritos, huevos, frutas y verduras sin cocinar, yogur, patatas, huevos y queso.

Esperamos que estos consejos hayan sido de gran utilidad para evitarle problemas de salud poco recomendables.

Escrito por

Perfil de Google+

Sin comentarios todavía.

Dejar un comentario

Mensaje

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR