Cómo guardar las alfombras en verano

Durante el invierno, las alfombras nos han servido para adornar y calentar nuestro hogar pero cuando el verano y el buen tiempo se vislumbra, nos apetece guardarlas para obtener un aire más fresco. Sigue estos pequeños consejos para guardar la alfombra para el invierno siguiente sin que se te estropee, evitando que cojan humedades o ácaros.
Consejos a la hora de guardar la alfombra
1. Limpiar antes de guardar. Retira mediante una aspiradora toda la suciedad que tenga acumulada antes de guardarla. Hay quien prefiere lavarla bien con jabón y abundante agua. Es una buena opción siempre que se seque bien antes de guardarla podría aparecer hongos de humedad y estropear para siempre la alfombra.
2. Ahora coloca una sábana vieja en el suelo y coloca la alfombra encima de ella para enrollarla dentro de ella. Es la mejor forma de doblar cualquier tipo de alfombra sin que se deteriore. De esa forma será más fácil su almacenaje y la protegerás del polvo. Utiliza una cuerda para atar la enrolladora de la alfombra.
3. Después envuelve la alfombra enrollada con una bolsa de plástico para aislarla de las posibles humedades. En el mercado existe la posibilidad de comprar cualquier bolsa de plástico grande que necesites.
4. Lo ideal sería que tuvieras un armario donde guardarla cerrada y de forma holgada sin que nada la aplaste. Si no tienes sitio siempre puedes optar por dejarla debajo de la cama de matrimonio si el tamaño es demasiado grande.

Y si no tienes sitio en casa, sabes que puedes alquilarnos un trastero.

Escrito por

Perfil de Google+

Sin comentarios todavía.

Dejar un comentario

Mensaje

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR